Como padre o madre todos queremos captar de nuestros hijos, esos momentos singulares de su vida y compartirlas, sin percatarnos del peligro de subir fotos de niños en las redes sociales. Recurrimos a cualquier cámara fotográfica o dispositivo móvil y en pocos segundos tenemos un álbum digital repleto con todas sus vivencias listas para ser publicadas.

Muchos padres abren cuentas dedicadas a publicar fotografías de sus pequeños, cuando estos ni siquiera saben andar o hablar. Esta práctica es conocida como “sharenting”. Esta costumbre inofensiva conlleva sus riesgos, que son dignos de analizar, pues lo que más deseamos es que nuestros hijos estén a salvo de todo peligro.

Entendemos que compartir las vivencias de los más pequeños del hogar entre familiares y conocidos puede ser una fuente de gozo y alegría, pero el verdadero peligro de subir fotos del niño en las redes sociales, es cuando estas son accesibles a extraños. Queremos cuidar a los más pequeños del hogar de la sobreexposición, debido a varios factores que pueden perjudicarlo seriamente. Detallemos algunos peligros y recomendaciones.

Privacidad e intimidad del Menor

Subir fotos de niños en las redes sociales

Todos tenemos el derecho a preservar nuestra intimidad, derecho que no escapa de los infantes, inclusive si aún no aprende a razonar sobre lo profundo del tema. Precisamente son los padres que deben inculcar en sus hijos el valor de la privacidad, recordando que el infante crecerá, y quizás no desee a futuro que ciertas fotografías sean de dominio público.

Es necesario comprender que, aunque una foto no necesariamente tenga una connotación negativa, simplemente son momentos plasmados que deben reservarse en la intimidad familiar. El bullying es una práctica muy dañina que afecta enormemente la autoestima y que los más vulnerables son los niños y adolescentes. Los padres sin darse cuenta, estarían participando de esta horrenda práctica contra sus propios hijos, al publicar indiscriminadamente sus fotos bochornosas en las redes sociales.

Jamás publiques desnudos del menor

Son tan comunes las fotografías de bebitos jugando desnudos en la bañera, imágenes que infunden ternura en los ojos de sus progenitores y familiares cercanos. Pero recordemos que en este mundo abunda personas depravadas que no verán a tus hijos con esos mismos ojos de ternura. Es una realidad que estos pervertidos sexuales se valen de este tipo de fotografías para expenderla como pornografía infantil.

Subir este tipo de fotos a las redes sociales supone un gran peligro, pues en cierto sentido, estas colaborando con esta aberrante práctica con tus propios hijos. Suplicamos a los padres que, por favor ¡no publiquen este tipo de fotografías!

Comparte las fotos por correo electrónico

Si el deseo es compartir esos momentos mágicos de nuestros pequeños con la familia y amigos, en vez de subir sus fotos en las redes sociales, ¿por qué no mejor utilizar el correo electrónico para hacérselas llegar? Los emails garantizan un mejor grado de seguridad y privacidad, debido a que solo el receptor podrá disfrutar de la galería que hemos creado del pequeñín.

No está demás, el indicar a quienes remitamos el correo, que nuestro deseo es que no se publiquen por los medios sociales las fotografías de nuestros hijos y por ello es que estamos utilizando estos medios mencionados.

Evita la publicación continua

Siempre es recomendable antes de subir fotos de niños en las redes sociales, el que te preguntes: ¿Es de relevancia para mis amigos y seguidores el publicar esta fotografía? Limitar la cantidad de imágenes que publiquemos en la red es una sabia decisión. Otro factor que ayuda es la correcta configuración de la privacidad de la red social, donde limitamos quién tendrá acceso a las fotografías que publiquemos.

No des más información de la necesaria

Si nos decidimos por subir fotos de nuestros niños en las redes sociales, resistamos la tentación de dar más información de la necesaria. Mencionar nombre del colegio, horarios de salida o entrada, etc. es dar a conocer datos que faciliten el encuentro del menor para cualquier desconocido, es el error preferido de los secuestradores.

Etiquetar las fotos, pone en evidencia el nombre del infante, lo cual permite que puedan ser fácilmente ubicados mediante buscadores que arrojen datos más específicos del menor. Una de las tácticas mayormente utilizadas por los secuestradores son apelar a la inocencia del menor, llamándolo por su nombre o mencionándole información que le es común para ganar su confianza.

Consulta a otros padres

Es responsabilidad de cada padre y madre, velar por la seguridad de sus hijos, ciertamente existe un latente peligro de subir fotos de sus hijos en las Redes Sociales. Ten en cuenta las recomendaciones planteadas para velar por su bienestar. Finalmente recuerda que, al subir fotos en las redes, puede que en la fotografía también incluya la imagen de otro menor de edad, para lo cual sería recomendable consultar a sus progenitores si dan su consentimiento para publicar la foto, así cumplimos la “regla de oro”