La adicción al internet o la ciberadicción, es una prueba de como los avances y descubrimientos del hombre, pueden emerger nuevas patologías que afectan a la humanidad en general. Que rápido hemos olvidado la época en que el teléfono, se utilizaba para llamar y el ordenador era de uso corporativo.

En la actualidad, personas de todas las edades y estratos sociales disponen de al menos un dispositivo móvil inteligente o de un ordenador y se estima que más de 4 mil millones tienen acceso a la red, según estudios realizados a principios del 2019. Este hecho ha generado un cambio en el comportamiento humano, donde se evidencia cada vez más, la dependencia de estos medios tecnológicos en el desenvolvimiento de las actividades diarias de cada ser.

Corea del Sur es uno de los más afectados por la adicción al internet, por ser el país con mayor presencia de conexión a la red en el mundo. Se reconoce ampliamente que este hecho, ha supuesto una gran ventaja tecnológica para la nación, pero no se ha eximido de los daños colaterales que los acompañan.

Para contrarrestar el efecto nocivo de las redes, Corea del Sur a puesto en marcha un programa que permite la rehabilitación de quienes han sido catalogados como ciberadictos. Cabe destacar que no estamos haciendo referencia a simples comentarios alarmistas, según cifras oficiales, para el año 2018 más de 140 mil jóvenes reconocieron ser adictos al internet, aunque esta cifra puede ser mucho mayor.

La ciberadicción es una verdadera problemática que atraviesa la nación surcoreana, la cual está siendo atendida por la instalación de una gran cantidad de centros de rehabilitación, para atender a los afectados y ayudarlos a “desconectarlos de la adicción”. Estos centros también cuentan con el apoyo de las escuelas, en donde han incluido como parte de programa de educación el evitar que los niños caigan en la adicción al internet.

¿Qué significa ser un ciberadicto?

adicción al Internet

Un adicto es un individuo que no es capaz de controlar sus impulsos en relación a lo que consume, lo que lleva a perjudicarlo. Teniendo este concepto presente, la ciberadicción en la conjugación de la adicción con el mundo cibernético, es decir, una persona que no puede establecer límites en su uso de la red internet al grado de afectar su salud física y mental.

El síntoma común de un ciberadicto es, por ejemplo, olvidar atender las necesidades básicas del ser humano, como comer o dormir por no dejar de estar conectado. Otro síntoma es que, al percibir una desconexión a la red, le invaden sentimientos intensos de tristeza e incluso ira.

Función del programa rehabilitativo

Los centros de rehabilitación incluyen técnicas que enseñan al estudiante a ser más independientes de la red, transformando su sentir en relación al tiempo dedicado al mundo online. Pero no estamos hablando de un campamento de verano, que promueve por sugerencia la restricción de los dispositivos electrónicos, los centros de rehabilitación implementan un verdadero régimen con estrictas leyes anti tecnológicas.

Una vez que un joven ingresa al programa, pierde el contacto con cualquier dispositivo electrónico, al extremo de prohibir un cepillo dental eléctrico. La mayoría ve estas acciones como insoportables y no desean continuar con el programa para regresar a sus hogares.

El programa sustitutivo de las actividades online, ofrece talleres relativos a deportes, artesanías y actividades al aire libre, que permitan que los ingresados se sientan felices y realizados con logros obtenidos en estas actividades. Por lo general los programas impartidos en estos centros suelen tener una duración de 1 a 4 semanas.

Como si de alcohólicos anónimos se tratara, también se cuenta con terapias de grupo, donde los adolescentes comparten sus problemas de adicción al internet. Los terapeutas aprovechan la oportunidad de establecer en la conciencia de los jóvenes el autodominio, para hallar el equilibrio al usar sus teléfonos inteligentes.

De igual forma, comprender que las actividades alternativas al internet pueden darles satisfacción en la vida, lo que mejora la autoestima.

Resultados de la rehabilitación de la ciberadicción

Según los testimonios de algunos egresados de estos centros de rehabilitación, permiten palpar los verdaderos resultados de esta campaña emprendida por el gobierno surcoreano.

Una joven comentó que padecía de una fuerte adicción al internet al ver vídeos en YouTube, a los cuál dedicada ¡hasta 18 horas diarias! Confiesa que lo hacía para sentirse feliz. Ella comenta:

«Quería librarme de esta adicción, de poder mirar a mi alrededor y no sólo mi teléfono»

Esta jovencita apenas tiene 10 años de edad. Afortunadamente, el programa tuvo un efecto positivo en ella, logrando captar el disfrute de la vida sin la pendencia de su dispositivo móvil. La joven mencionó su firme deseo que poder hallar el autocontrol, para librarse de su adicción al internet e invertir el tiempo en actividades edificantes con sus familiares y amigos