Woody Allen no tiene quien le publique sus memorias en Estados Unidos. La editorial Hachette ha anunciado este viernes por la tarde que finalmente no imprimirá Premeditadamente de cero, la memorias del cineasta, tras el alud de protestas que estos días habían recibido y luego de que Ronan Farrow, periodista e hijo de Allen, rompiera con Hachette a raíz del emanación. Incluso decenas de empleados de la casa editorial se manifestaron el jueves en contra delante su sede en Nueva York. “La valentía de anular el ejemplar del señor Allen ha sido difícil de tomar. Nos tomamos muy en serio la relación con nuestros autores y no cancelamos libros a la ligera. Hemos publicado y seguiremos publicando muchos libros retadores”, exponía en un comunicado el categoría Hachette Book Group. La editorial devolverá a Allen los derechos del ejemplar. La lectura en castellano, sin secuestro, sí se podrá ojear. Alianza Editorial ha confirmado que la publicará el 21 de mayo.

Hachette anunció el lunes que, tras ser rechazado por cuatro sellos, las memorias del cineasta aparecería en su editorial Grand Central el 7 de abril. Desde entonces estallaron las críticas centradas en las acusaciones de que Allen abusó sexualmente de su hija Dylan Farrow cuando era pupila. El director niega los hechos y no ha sido acentuado. Uno de los primeros en hacer manifiesto su descontento fue Ronan Farrow, quien aseguró sentirse “frustrado” con la firma francesa, la misma que el año pasado publicó su ejemplar Catch and Kill (Atrapa y Mata: Mentiras, espías y una conspiración para proteger a los depredadores).

«Me ocultaron la valentía a mí y a sus propios empleados mientras estábamos trabajando en Catch and Kill, un ejemplar sobre cómo los hombres poderosos, incluido Woody Allen, evitan la responsabilidad por el demasía sexual”, escribió el periodista, de 31 abriles, la indeterminación del martes en su perfil de Twitter. Al día sucesivo, el triunfador del Pulitzer en 2018 por su reportaje de investigación sobre los abusos del productor Harvey Weinstein, rompió con la editorial.

“Somos solidarios con Ronan Farrow, Dylan Farrow y las otras víctimas de abusos sexuales”, explicaron el jueves en un comunicado los trabajadores que protestaron delante la sede del sello Grand Central Publishing. Dylan tuiteó sobre las manifestaciones: “Estoy sorprendida y muy agradecida con la solidaridad” de los empleados. Los dos hermanos Farrow criticaron públicamente que la editorial no se hayan acercado para explorar la información de las memorias con ellos. “Como editores nos aseguramos cada día de que distintas voces y puntos de traza puedan ser expuestos y oídos. Todavía, como empresa, estamos comprometidos en ofrecer un bullicio estimulante, rajado y que brinda apoyo a nuestros trabajadores”, sostuvo la firma fracesa al comunicar el rechazo a imprimir las memorias del cineasta. “En los últimos días, la dirección de Hachette ha mantenido largas conversaciones con nuestros trabajadores y otros. Luego de escucharles, hemos llegado a la conclusión que seguir delante con la publicación no era factible para Hachette”, explica el comunicado hecho manifiesto este viernes.

En España Alianza tenía previsto imprimir las memorias de Allen el 21 de mayo. Tras conocerse la noticiario del cambio de planes de Hachette y ser contactados por este folleto, fuentes de Alianza aseguraron que aún no han tomado una valentía sobre si seguirán delante con el ejemplar. Un portavoz del sello explicó que hasta el lunes no se decidiría.