Pleno del Congreso celebrado el pasado 25 de marzo.
Pleno del Congreso celebrado el pasado 25 de marzo.

No hay crisis capaz de contener a la clase política. A la que pasó el susto inicial reapareció el espectáculo de rabia y resentimiento. No hay debate político —que es siempre imprescindible, también en momentos difíciles— sino oportunismo, falsedades y obscenos ejercicios de ventajismo especulando con los muertos. Y, sin embargo, no debería ser difícil llegar a acuerdos sobre aspectos esenciales para salir de la catástrofe:…